Blog de estractos-de-abstractos

LOS PÁJAROS DIRECTO A SUS NIDOS

Alguien pega la vuelta, tuerce su mueca y abre. No duda en mutear el aire, que siempre nos quería decir por dónde ir.

Reabre un libro con lo atractivo de lo viejo, la decencia pocas veces se le iba.

Los pájaros directo a sus nidos, evacuaron sus cartas a los días más vivos. De vivir en montañas rusas terminó afilando excusas

Idos y vueltos

Idos, volando juntos

Idos

Sobre todo lodo que se anime a ahogar el jardín que amamos cuando nos miramos

Los pájaros directo a sus nidos

El aire se enoja, se va. Su aire se viste de alguien más conveniente y su copa se calienta. Nos dejó al capricho del Dios más promiscuo. Desnudo ante la mirada más grande que he visto pincelar con sus pestañas alturas de luna con fuerzas de toro. Y ahí yo, desafiándola. Apostando a la magia que  creo tener cuando veo poco y tambaleo.

Los pájaros directo a sus nidos

Se peina y se ríe húmedamente. Sabe que la estoy mirando. Sospecho un histérico goce al reclamo de unas paletas separadas que tanto brillo le hacían. Dos gemelas bien paradas se embriagan. Las quería más piadosas y lejanas. Mentí.

-Normalmente, a ésta hora soy ocurrente. Pero hoy es diferente

-Normalmente, tus juegos harían dar la vuelta a ver. Pero hoy soy diferente.

Supe que tu risa quinceañera mejoró y que el menú es tan grande que no sabes elegir.

  -Hasta mañana en ayunas –Cantaba mientras tendían el mantel sobre el jardín

La pierdo de vista unos años por ir a buscar Miel. Me delata lo obtuso aunque al parecer iba directo, sí la enfoca entera un espejo retrovisor.

-Buena suerte- Mientras, vivo en brisas.

-Buena suerte, obtuviste lo que más querías; bebos y sedas, esas tonterías.

Olvidando horas, seguro era tarde. Opacando lo que reí y merezco. Pensando si alguna vez fui más que algo que una antigueria averiada con la que se encariñó. Estúpida virtud, tonta realidad que no me realiza.

Doce. Bridamos. Rayos, pasto y lenguas pesadas.

-¿Brindamos y sonreímos?

-No

-¿Brindamos y olvidamos?

-No.

Tranquilizo al hallarme incapaz, discrepando vomitivamente con las tensiones del tiempo, alentando algún rostro de curita y cicatriz para darle algo de sombra a ésta ciega luz, que desde hace tiempo es toda tuya.

Digerir que hubo un tiempo pasado en el que yo no era yo, y vos...calendario para mariposa…eras vos. Mirarme con los ojos no ayudaría a desintegrar éstas conveniencias idiotas. Denme la copa, la llevo hasta el fin, no sea que la compañía hasta el final del pasillo sea la copa . No me den lo que necesito, denme lo que amo.

Pregunté en silencio; si ayer no hubiera pasado ¿tus nudos serían pasajes en un pecho que arde, rompe y pide perdón?

Llevo la copa al final.  Otro acorde que rompo, otra mirada que esquivo, otra  canción que Micky olvida, otro fogón que me toca apagar el fuego,  otra vez pedís por favor que me calle, otra oración que no termino, otra vez te cuesta entenderme. ¿ O será que es mejor así?

Doce y una. Me olvidé de respirar. Flashé.

Los pájaros directo a sus nidos


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: