Blog de estractos-de-abstractos

TRECE PERO SOBRAN DOS.

Estoy más cerca de lo que esperé.

–Aprecio todo esto, de verdad. - Esforcé el no parpadeo, mirando directo a sus ojos.

Esas lápidas que desayuné por de más temprano, en algún ángulo confuso consigo convencerme de su ayuda para ésta clara niebla colorida sobre los bordes de lo que todavía vive. Las cosas cambiaron, verás. El aprecio que le gané al sol es tan grande como el de las palabras. De vez me haces sentir sobre uno. A veces, como una; sé que no sirve de mucho pero puede hacer que algo valga.

Estoy poniéndome los zapatos por quinta vez en el día. En otro momento me hubiese perturbado. Como cuando descubrí que en Reconquista y Libertad todos se esquivan y se sienten solos.

Estoy ranchando sobre una esquina que me gustó desde que caminaba entripado con amigos, ellos nunca estuvieron muy convencidos. Estoy sólo y se siente tan bien como cuando estábamos los once. Digo los trece. Al ''final'' eramos dos. O al menos, convencí a quienes debía.

 Nadie cree cuando digo que haber abandonado no es egoísta, en cambio arrepentirme sí. Ya no me aterra azotarme por qué quise y nunca te tome la mano. Lo demás, está de más.

Ya nadie lo cree, pero me vestí lindo (que no se me vea mucho la cara) por sí  llegase a cruzarte en el pasaje que nos conocimos en Ciudad Jardín.

Nadie me cree, pero soy un amante de las casualidades

 Siempre amaré desmentirme.

Entonces, cuando te cruce, sonreiré subiendo al coche prestado que usas y diré que no esperaba cruzarte.

Nadie me cree, pero estoy negado a ser un ladrón de hipermercado, un paciente en la estación de tren es un cobarde que espera ansioso algo que sabe que llegará.

Otra vez no estoy sobrio mientras escribo y se abre el álbum mental de los mejores perfiles de tu silueta, de cómo temblabas cuando nos despedíamos, de lo mal que nos besamos la primera y última vez.

Sé que te veré de nuevo, espero que no estés ensuciando tanto tus paletas con tabaco de segunda.  Aun así viviré cada despedida como tal. No me molestaré en tomarme mi tiempo, si a fin de cuentas él me tomará a mí.

Yo

Cada vez viajo más y vuelvo menos

Yo

Robaré lo que quiera de acá

Yo

Te lo regalaré

Ahora Camino lento por Wernicke con sus árboles viejos y graffitis de principiantes…dándote aire y tiempo a que decidas doblar en el pasaje que adorné con mi sombra. Como un gato silvestre bajo el auto, arrastro mis pies, espero, decido ser espectador o hacer el espectáculo.

Estás a una tanga de que todo se pierda, y a mí me asfixian hasta el bóxer.

Sin embargo, llamarte para el resto sería muy egoísta de mi parte

Sin embargo, ahí va lo más real que arañé

Nada creo mucho tiempo más que preguntas nuevas, errores de cerca que a lo lejos son entrañables. Sin embargo, ahí va lo más real que arañaré por estos días.

Estas noches duelen suaves como un licor 

Un respiro

una mirada más y prometo guardarme sin pretextos

Creyendo que estamos del lado correcto de la vida

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: